domingo, 31 de agosto de 2008

Los apoyos

Una parte fundamental y con la que he disfrutado también a la hora de planificar el viaje han sido los apoyos. Las personas que me han ayudado a decidir, que me han dado consejos y que me han animado. No sé si tendrá mucho interés para leer, pero me digo que este blog como mínimo lo va a leer una persona (yo) así que con eso me vale.


En el punto crítico de decisión -el momento de comprar los billetes-, como siempre, he contado con el apoyo de mi madre, Esperanza. A ella le encanta viajar, y además, siempre está ahí cuando la necesito. Me ha apoyado y animado, a pesar de que los dos sabemos que Japón está muy lejos y sus habitantes hablan en un idioma que no conozco mientras te miran con ojos de sospecha. La gotita de confianza que necesitaba me la has aportado tú. Gracias mami.



Cómo no voy a hablar de viajes sin hablar de Lurdes. Ella es la viajera definitiva, una máquina de recorrer ciudades, parques y monumentos. Es capaz de no dejar ningún rincón sin pisar, ningún cuadro de un museo sin observar y ningún bar con cerveza. Entre los dos alimentamos el fuego de esta pasión que es viajar, y yo me aprovecho de la aureola de luz que es su simpatía para entrar en contacto con personas afines, como los amigos maravillosos de los viajes que hizo a Túnez y Polonia (TIVE mediante). Aunque esta vez no vaya a acompañarme -lo cual le da mucha mucha rabia- también me llevo un trocito de ella a Japón.


Aquí tenemos un peso pesado. La triste foto que he podido encontrar por Internet no le hace justicia. Si el conocimiento sobre Japón se moderara mediante combates de Judo, él ganaría siempre por Ippon. Jaime me ha estado sugiriendo literatura y cine casi desde que empezamos a trabajar juntos; tiene una asombrosa memoria para recordar nombres de escritores y cineastas japoneses y un criterio igualmente asombroso para separar el grano de la paja. Me ha dado cantidad de ideas y me ha prestado muchos libros, películas y documentales, muchas de las cuales forman parte del bagage intelectual que formo pedacito a pedacito antes de viajar. Gracias.

Antes he comentado sobre la suerte que tengo de que Lurdes sea tan viajera. Pues mira, gracias a ella conozco a Elena y a Pedro, muchachos joviales a la par que simpáticos y que, casualmente, este año se han ido también a tierras niponas (pero ellos, los muy malditos, ¡¡se han ido un mes entero!!). Tuvieron la infinita paciencia de responder a multitud de preguntas que les hice, y además, me hicieron partícipe de sus descubrimientos, foros, blogs, trabajo de investigación y webs interesantes que me han facilitado la planificación sobremanera. En la foto están comiendo un bocata. Arigato a los dos.

No he contado hasta ahora que yo hago trampas... en realidad ya hay alguien en Japón a quien conozco, y que me ha echado una mano con información práctica. Paula está trabajando en Fujitsu y en estos momentos hace un curso técnico en Japón. Se ha prestado a acompañarme en Tokyo durante un fin de semana, y eso que la pobre está que no para con su trabajo diario y con las visitas constantes de familiares y amigos. Además se ha dejado convencer para ir a ver un torneo de sumo. ¡Gracias Paula! La foto es del Gula Gula en Madrid junto con Mar, quien también ha estado de visita por tierras niponas.

Puedo seguir escribiendo horas y horas. Darío no merece que me olvide de él, después de pasarse una tarde entera enseñándome fotos de su viaje el año pasado. ¡Darío, a quién se le ocurre ir en Agosto! Tampoco puedo olvidarme de Carolina, quien también estuvo el año pasado por motivos laborales y sufriendo la discriminación machista japonesa. Y finalmente tengo que hacer mención de Jose Luis, a quien tendré que vigilar estrechamente los días previos a la salida del vuelo para evitar que se cuele en mi equipaje como polizón. A los tres por una razón u otra, gracias.

En la primera foto, Darío, en la segunda Caro y en la tercera Jose Luis capturado en plena vorágine laboral.

8 comentarios:

esperanza dijo...

Desde siempre te ha fascinado Japón. Estoy segura que vas a disfrutar mucho. Estás preparando a conciencia tu viaje. Estoy deseando que vuelvas para que me cuentes tu experiencia.

Jose Luis dijo...

Saludos!

De echo, no sé como es que te vas con tanta prisa, como si quisieras ir solo a Japón!!!!. Porque????

Tienes que hacer el test que determina tu grado de frikismo... Se llama el frikitest, ahora no recuerdo la dirección.

También te comento que mi maestro Friki no dió ni el 60% en el test, y yo no llegué al 20%...

Japón será un destino para mí pronto, pronto...

Isma dijo...

Frikitest. He sacado > 25% (friki total!). Volveré a hacerlo más adelante por si puedo superarme jajaja

ele dijo...

como has podido comprobar recientemente, querido Isma, nuestra "paciencia" era una estratagema para podernos hacer con el final de Ponyo!!!
Disfrútalo!!!

Mufastor dijo...

Jajaja, que raro verme en un post de agradecimientos. Gracias a ti por anticipado ;)

Anónimo dijo...

Aunque no nos conocemos, compartimos el mismo interés por el viaje. Estoy seguro que tu madre, a quien si conozco, disfrutará muchisimo con tu experiencia. Uno de mis hijos vive en Manila y ha estado visitando esas tierras hace tan solo una semana. Seguro que habeis coincidido algunos días.

Isma dijo...

Pues me alegro que tambien te gusten los viajes, yo agradezco muchisimo el esfuerzo que hizo mi familia para que desde pequenio viajara y adquiriera el gusto por viajar.

Gracias por el comentario :) y espero que tu hijo este bien.

Isma dijo...

Mustafor; tienes que actualizar tu blog con el viaje a japon! No te voy a poner ni un comentario hasta que no lo actualices :P